¿Sueñas con tener en tus manos las llaves de tu primera casa o apartamento? ¿Sabías que es posible ahorrar para comprar una casa? Solo requieres un plan de ahorro a mediano plazo en función del tipo de compra que te interesa realizar.

El primer paso es averiguar cuál es la vivienda más adecuada para tus necesidades. Después de conocer la ubicación y el rango de precios, lo que sigue es buscar el financiamiento ideal.

Este artículo se divide en dos secciones, en la primera nos enfocaremos en las distintas formas de ahorrar para comprar una casa y en la segunda te daremos varios tips para ahorrar para una vivienda.

Consejos para ahorrar para una casa

Formas de ahorrar para comprar una casa

Debido al mercado inmobiliario cada vez más competitivo y a los costos de vida que suben, ahorrar dinero para comprar casa puede ser un desafío. Sin embargo, con los conocimientos adecuados, la paciencia, y los ajustes al presupuesto, ahorrar para comprar una casa puede ser alcanzable.

Ahora bien, existen distintas formas de ahorrar para comprar una casa. Elige la más adecuada en función de tu presupuesto:

  • De contado. Esto significa realizar la compra cubriendo la totalidad del precio de la casa o apartamento. 
  • Leasing habitacional. Consiste en pagar tus cuotas de alquiler durante un periodo de tiempo, con la finalidad de tener la opción de comprar la casa arrendada.
  • Crédito de vivienda. Es el préstamo para adquirir una vivienda. Usualmente, los bancos financian hasta un 80% de la propiedad y el porcentaje restante lo provees tú.
  • Permutación o intercambio. Se refiere al uso de bienes, como un auto u otra propiedad, que se cede a cambio de una casa.

¿Por qué es importante determinar cuánto necesitas ahorrar para el pago inicial?

El pago inicial es uno de los costes iniciales más significativos de la compra de una vivienda; es el dinero que saldrá de tu cuenta bancaria inmediatamente después de la compra. Por lo tanto, una de las primeras preguntas de tu lista debe ser: ¿cuánto necesito ahorrar para el pago inicial de la casa?

En general, la tasa oscila entre el 3% y el 20% del coste total. Si puedes encontrar un programa de ayuda para el pago inicial que iguale el importe hasta un determinado porcentaje, o que te permita dar un pago inicial inferior al 20%, vale la pena considerarlo.

En cuanto al enfoque más rentable a largo plazo, suele ser mejor evitar los préstamos con pagos iniciales extremadamente bajos (que dan lugar a pagos mensuales más elevados) planificando y ahorrando para el pago inicial antes de comprar la vivienda.

A no ser que haya obtenido una riqueza repentina, lo más probable es que tenga que conseguir un préstamo hipotecario y hacer el pago inicial de su nueva casa.

Por eso, es importante que especifique cuánto necesita ahorrar. Sin una cantidad específica o un objetivo en mente, no es posible seguir el progreso o calcular cuánto hay que ahorrar semanal o mensualmente.

Fije una cantidad que quiera tener ahorrada para el año que viene. A partir de ahí, puede establecer incrementos mensuales que irá cumpliendo a medida que se acerque, cada vez más, a la cantidad total.

La importancia de tener objetivos claros

Los objetivos son razones de peso para la acción y, si se fijan correctamente, pueden motivarnos para lograr éxitos que no se habrían producido por casualidad o suerte.

Lo más importante que puede hacer para presupuestar su nueva casa es revisar sus finanzas y trazarse un objetivo de ahorro.

Piensa en ello como una hoja de ruta para llegar a su casa. Un objetivo de ahorro actuará como motivación clave y te proporcionará un calendario razonable para la compra de su casa. Puedes utilizar los cálculos del pago inicial como punto de partida para establecer un objetivo.

Tips para ahorrar para comprar una casa

El objetivo de esta sección es ayudarte a tener un plan de ahorro balanceado, el cual te permitirá cubrir los costos de tus necesidades básicas mientras ahorras para una casa.

A diferencia de los tips para ahorrar en tu vida diaria, cuando se trata de ahorrar para comprar casa nos referimos a una cantidad específica que vas a acumular y no vas a tocar durante un plazo de varios meses o años.

Por eso, es necesario seguir varios consejos que te llevarán a lograr ese objetivo. Te los explicamos en los siguientes párrafos.

Aprovecha las ofertas

Los cupones, descuentos y paquetes pueden ser una forma estupenda de ahorrar algo de dinero cuando viajas. Investiga cuáles son las ofertas especiales en tus restaurantes favoritos, utiliza cupones en tus compras siempre que sea posible, compara los precios de los paquetes de hoteles antes de reservar para vacaciones.

Preguntar sobre descuentos es una manera fácil de ahorrar dinero y aprovechar al máximo sus gastos. Investigar con anticipación también puede ser beneficioso, ya que algunos establecimientos ofrecen descuentos que no se anuncian. Tomarse el tiempo para preguntar sobre los descuentos es una excelente manera de asegurarse de obtener la mejor oferta posible.

Adicionalmente, es recomendable que uses aplicaciones de devolución de dinero (cashback) como la extensión de navegador Honey, ya que que te ayudarán a ahorrar aún más. El tiempo y el esfuerzo adicionales dedicados a encontrar este tipo de ofertas contribuirán a que tengas más dinero en el bolsillo.

Busca fuentes de ingresos alternativas

Esta es una de las recomendaciones del portal Investopedia para reducir los gastos. Se trata de que tus ingresos generen un excedente que te ayude a cumplir tus metas en menos tiempo.

Negociar un aumento de sueldo y buscar un trabajo extra son dos de las formas más rápidas de ganar más dinero. Existen varias formas de crear fuentes de ingresos alternativas. Por ejemplo, un trabajo a tiempo parcial, montar un negocio o hacer una venta de garaje para deshacerse de los objetos que no utilizas .

Ya sea como freelance o realizando un oficio, dedica los fondos obtenidos a tu iniciativa de ahorro. Ahora que es más fácil encontrar trabajo a distancia, puede que no tengas que preocuparte por los gastos de desplazamiento o traslado.

Consigue un trabajo mejor pagado. Esto podría significar pedir un aumento o un ascenso en tu trabajo actual . Empieza un negocio paralelo. Nunca ha habido un momento mejor para empezar un trabajo extra. Si puedes aumentar tus ingresos mientras reduces los gastos, mucho mejor.

Vende todo (lo que no te da alegría)

Te sorprendería saber la cantidad de trastos que tienes en casa (que ni siquiera utilizas ni en los que piensas). Vende lo que no quieras. Considera la posibilidad de vender cualquier cosa que no utilices habitualmente a través de sitios como eBay, Mercado Libre y Facebook Marketplace.

No compres lo que no necesitas

Cuando sientas que puedes ser víctima de las compras impulsivas, da un paso atrás y piensa «¿Realmente necesito esto?». Si al principio tienes dudas, sigue la regla de las 48 horas y date tiempo para pensarlo. A menudo, se te pasará el impulso de darle al botón de «pasar por caja» y evitarás gastar dinero en algo que realmente no necesitas.

Hazlo tú mismo… ¡todo!

Por lo general, el coste de los materiales y una simple búsqueda en Google o YouTube te ahorrarán mucho dinero en tu último proyecto casero. Con las herramientas, el conocimiento y la dedicación necesaria, puedes ahorrar para comprar una casa.

Cuando tengas que hacer algún trabajo de jardineria, pide prestadas las herramientas que necesites a un amigo o vecino en lugar de salir a comprarlas.

Haz tus propios regalos. Los regalos hechos a mano suelen ser mucho más que el objeto que se regala. Son una demostración de tiempo, esfuerzo y consideración. Lo mejor de todo es que casi siempre es más barato hacerlo uno mismo.

Hacer tus regalos tú mismo no sólo te ahorrará dinero, sino que también hará que la persona para la que lo has hecho se sienta especial y apreciada por ti. Si no eres de los que hacen manualidades, ofrécete a preparar una cena o un dulce. A veces, el regalo de pasar tiempo juntos es el mejor regalo de todos.

Escribe una lista de la compra

Escribir una lista de la compra puede ser una forma infalible de evitar esos despistes en el supermercado. Bueno, no es tan fácil. Cualquiera puede escribir una lista de la compra, pero seguirla es la clave del éxito. Trata tu lista como un texto sagrado, síguela al pie de la letra y te ayudará a mantenerte en el buen camino.

Planifica tus comidas

Dedica un tiempo cada semana a planificar las comidas de la semana siguiente. Esto incluye comidas y cenas. Esto no sólo te facilitará la compra en el supermercado, sino que también evitará comprar más de lo que necesitaa, lo que reducirá la cantidad de comida desperdiciada al final de la semana. Piensa en la cantidad de comida que tiras. Ser creativo con la comida es una forma de reducir este desperdicio.

Por otra parte, las ganas de salir a comer a restaurantes o sitios de comida rápida se reducirán considerablemente cuando tengas un plan preparado y buena comida esperándote en casa.

Deleitarse con el almuerzo de su restaurante favorito varias veces a la semana puede parecer una actividad inofensiva (especialmente si el restaurante está convenientemente ubicado cerca de tu oficina). Sin embargo, podrías ahorrar una cantidad sustancial de dinero si tomas la decisión inteligente de preparar tu propia comida.

Compra productos de calidad

Es fácil guiarse por el precio cuando se trata de ahorrar hasta el último céntimo. Más barato es mejor, ¿verdad? Pues no siempre es así. Para las necesidades cotidianas, puede merecer la pena gastar un poco más para comprar algo que dure.

Una sartén de 100 dólares es mejor que tres sartenes de 40 dólares que no paran de romperse. Investiga, y no tengas miedo de gastar un poco a corto plazo si eso significa ahorrar a largo plazo.

Por otro lado, en el caso de determinados productos alimenticios y farmacéuticos, es conveniente elegir las marcas blancas en vez de los productos de marca. Sin lugar a dudas, esta es una de las formas más fáciles de ahorrar dinero.

Revisa tus suscripciones

¿Pagas suscripciones de TV por cable? Usa alternativas al cable, como aplicaciones de cadenas y servicios de streaming. Eso si: nada de servicios de suscripción. Contrata sólo los servicios de streaming que vayas a utilizar realmente. Y asegúrate de desactivar la renovación automática cuando hagas una compra.

Revisa tus suscripciones y elige lo que realmente necesitas. Cancela las suscripciones automáticas y las membresías que no utilices. También puedes ser creativo y hablar con tu familia más amplia para compartir una suscripción y dividir los gastos.

Reduce los costes energéticos

¿Sabías que puedes ahorrar dinero en tu factura de la luz con solo hacer unos retoques en tu casa? Comience con cosas simples como reparar tuberías con fugas, lavar la ropa con agua fría e instalar bombillas de luz LED.

Las tuberías con fugas las puedes reparar tú mismo con suministros simples de tu ferretería local. El agua fría reduce el consumo de energía para calentar el agua para lavar la ropa. Las bombillas de luz LED usan mucha menos energía que sus contrapartes tradicionales y duran mucho más. Estos pequeños cambios pueden ser de gran ayuda para ayudarte a ahorrar dinero en tu factura de electricidad.

Juega con tus ahorros

¡Qué mejor manera de avanzar hacia un objetivo que convertirlo en un juego! Si ahorras en pareja, pueden permitirse pequeñas recompensas cuando alcancen un objetivo de ahorro cada semana o cada mes. El capricho puede ser tan pequeño como su postre favorito, un masaje de pies mutuo o una cena barata, pero asegúrate de que sea una recompensa y de que no te suponga un gasto excesivo.

Si estás ahorrando solo para tu casa, busca amigos a tu alrededor que estén trabajando por objetivos similares y conviértelo en una competición amistosa.

La clave de la gamificación no está tanto en ganar (¡que también es divertido!) como en sentir que tus progresos son percibidos y recompensados, ya sea por tus amigos o por ti mismo.

Si intentas alcanzar tu objetivo sin ninguna recompensa intermedia, especialmente cuando ese objetivo implica hacer sacrificios en tu estilo de vida, puedes perder la motivación o la concentración. La ludificación puede ayudarte a tener el pastel y comértelo también (y por pastel nos referimos a la casa de tus sueños).

Automatiza el ahorro

Ahorrar con regularidad es más eficaz que depender de sumas puntuales irregulares. Una vez que sepas la cantidad de depósito que necesitarás, elabora un plan para alcanzar ese objetivo.

El tiempo que tardes dependerá de lo que puedas ahorrar cada mes. Sé realista sobre lo que puedes permitirte. Puede resultarte útil domiciliar los ahorros al día siguiente de cobrar. Por ejemplo, si quieres comprar dentro de tres años y necesitarás 10.000 dólares, tendrás que ahorrar unos 265 dólares al mes.

Otra opción es gamificar tus objetivos de ahorro mediante depósitos directos. En el objetivo a largo plazo de ahorrar para una casa, los depósitos directos automatizados pueden ser tus amigos.

Si tienes una cantidad mensual que has decidido destinar directamente a tus ahorros, una transferencia automática puede ayudarte a sacar ese dinero (y la tentación de gastarlo) de tu cuenta corriente y transferirlo a tus ahorros, que es donde debe estar.

Lo mejor de todo es que tú controlas la cantidad que automatizas; si la cantidad que fijas resulta ser demasiado alta o insostenible, puedes reducirla y retrasar el plazo para comprar una casa.

Si quieres ahorrar dinero para comprar una casa, es importante practicar buenos hábitos financieros y pensar en tus necesidades futuras.

Comentarios finales

Prontomás te ayuda a ahorrar para comprar una casa. Al ahorrar un porcentaje de tu salario en dólares digitales, proteges tus ahorros de la inflación. Esto te permite alcanzar tus metas financieras con mayor facilidad. 

Recuerda que ahorrar para comprar vivienda (y, en realidad, para cualquier cosa) no es un sprint, es todo lo contrario. Un plan de ahorro es un proceso que requiere muchísima paciencia y esfuerzo. ¡Así que no te desesperes y siempre ten en cuenta tu objetivo!